Archivo de la etiqueta: Surf

Hacer surf en Múnich

Surf en Múnich

Sí, has leído bien, en esta entrada voy a hablar de como hacer surf en Múnich. Y sí, por Múnich me refiero a la ciudad situada en Alemania que es la capital de Baviera. Es posible que ahora estés confuso y estés diciendo, «no puede ser, Múnich no tiene playa» y así es, en Múnich no hay playa, de hecho, la playa mas cercana a la ciudad está a varios cientos de kilómetros, en la costa italiana.

Entonces, ¿cómo es posible hacer surf en Múnich? Bien, la respuesta es mucho más simple de lo que parece ya que no hace falta grandes piscinas con potentes máquinas para generar la ola. Es gracias al río Eisbach, situado en el mayor parque de la ciudad, el Englischer Garten (es decir, Jardín Inglés). Las aguas provenientes del río Isar llegan a gran velocidad hasta este pequeño río situado en el parque y forman las olas, de aproximadamente 1 metro de alto, que permiten a los mas atrevidos realizar surf.

La realización del surf en este sitio solo es recomendable para los mas experimentados. La velocidad con la que llega el agua al río es bastante alta, además de que la ola está limitada en los laterales por dos pequeños muros (los límites del río), por lo que hay peligro de choque.

Eso sí, el río Eisbach no es un río natural. Fue creado por el hombre para “acompañar” al parque. A pesar de eso, la ola no es intencionada, es mas, la práctica del surf en el río estaba prohibida hasta hace poco (2010), pero ante la ineficacia de la prohibición decidieron levantar la prohibición.

Y si acabas de llegar al aeropuerto y quieres hacer surf… también es posible. Y es que una vez al año durante un periodo aproximado de un mes (desde finales de julio hasta finales de agosto) ponen una piscina en el el camino que hay entre la Terminal 1 y la Terminal 2 del aeropuerto Múnich-Franz Josef Strauss con una ola artificial para poder surfear. Además ahí puedes alquilar todo el equipo necesario para realizar el deporte.

Si el surf no es lo tuyo pero tienes la suerte de estar allí uno de los pocos días calurosos, en ese mismo río, justo después de la primera ola, hay unos rápidos naturales donde la gente se deja llevar por la corriente río abajo por una distancia de unos 500 metros. En este caso, el baño en el río está prohibido, pero realmente no se persigue, por lo que a efectos prácticos es como si estuviera permitido. Eso sí, estate atento para agarrarte a la cuerda cuando llegues al final, si no podrías chocarte con el segundo grupo de surfistas que hay unos pocos metros mas abajo del final de los rápidos. Y por supuesto, no pienses que la temperatura del agua va a ser agradable. Suele estar muy fría, aunque si hace calor fuera poco importa.

Y si lo único que quieres ver es a los atrevidos que realizan este deporte, el mejor sitio para verlo es desde el puente de la calle Prinzregentenstraße, junto al museo Haus der Kunst de arte contemporáneo.

Farol de Santa Marta, Brasil

En el Estado de Santa Catarina, Brasil, sobre un cabo de lleva su nombre, encontramos el Farol de Santa Marta.

Es una hermosa torre cuadrada construida con piedra, arena, barro y aceite de ballena, pintada de blanco, con una gran linterna que se eleva sobre el resto de edificios y casas de los “faroleiros” cuyos techos son de color rojo.

En la punto de un “morro”, como se le dice en Brasil a los pequeños promontorios, de cuarenta y cinco metros sobre el nivel del mar, se aprecia la mayor atracción local, un faro que mide veintinueve metros de alto, uno de los mayores del país. El acceso a la linterna se realiza por una escalera caracol, que cuenta con ciento cuarenta y dos escalones.

El Farol de Santa Marta está rodeado de dunas de arena blancas y magníficas playas.

El espectáculo nocturno que brinda el Farol es apreciado por turistas y pescadores, que lo contemplan desde los balcones de sus casas de madera o paseando por los caminos ondulados del pueblecito.

La capital del estado es Florianópolis, desde ella en necesario recorrer mas de ciento treinta kilómetros para llegar a la población de Laguna y desde allí desplazarse hasta Santa Marta.

Es el paraíso de los surferos, siempre reinan las olas, ya que está rodeada de seis morros que provocan beneficiosos efectos en los vientos y en la ondulación del mar.

La playa de Cardoso es la más afamada y visitada todo el año, durante los meses invernales con el imprescindible traje de neopreno.

Los hostales tiene las comodidades básicas, en todo el pueblo solo podrá encontrarse un sitio que permita el acceso a Internet.

Es un lugar para perderse del mundo y conectarse con la naturaleza. Los habitantes luchan para que se conserve intacto, para que sea un refugio y no se convierta en un sitio masivo.

Santa Marta fue la meca de los surfistas y hippies que se mezclaron con los pescadores en década de 1970, pero hoy conserva un ambiente rústico, que luchan por mantener, a pesar de que muchas casas típicas fueron sustituidas por otras para albergar turistas.

Imágenes: Farol de Santa Marta / Vista de Santa Marta

Punta del Diablo. Uruguay.

Continuando con los destinos de sudamérica, dentro de Uruguay, a aproximadamente 310 km de su capital, Montevideo, se encuentra un balneario llamado Punta del Diablo. En los últimos años ha crecido de manera abrupta, lo que no le genera simpatía a los locales, aunque todos tienen claro que el turismo es una gran fuente económica para el país. Lo que temen, es que se transforme en ciudad.

Punta del diablo, como bien indica su nombre, es una punta que sobresale, en el departamento de Rocha. Tradicionalmente, se lo conoce como un pueblo de pescadores, ya que muchas personas con esta profesión viven en este paraíso. Sus playas son de océano atlántico, saladas, con gran volumen de agua. Es muy frecuentado por surfistas de todo el mundo, y una de las mejores zonas para practicar este deporte en Uruguay.

Es un contacto permanente con la naturaleza, dónde no existen los aparatos electrónicos ni hay hoteles lujuriosos. En Punta del Diablo, el hospedaje se trata de cabañas o posadas en sobre dunas que van a dar al mar. Es un destino que le gusta mucho a los extranjeros europeos o estadounidenses.

Hay tres principales playas que son: Playa del Rivero, Playa de los Pescadores y La Viuda. La última de estas tres, tiene una historia particular, muy bien relatada por los locales. Quienes cuentan que una vez que se creó este lugar, el diablo desapareció y por lo tanto, su mujer quedó Viuda. Y es por esto que la llaman de esa manera. Solo una leyenda para un lugar con tanta mística.

En mi opinión, es un lugar donde te puedes contactar con la naturaleza totalmente. Entregarte al sol, la playa, al descanso y al relax. Una experiencia personal mientras viajaba por el mundo: conocí a un sueco, quien me preguntó de dónde era, le conteste diciendo de Uruguay, y me dijo “Punta del Diablo!”. No me nombro ni Punta del Este, ni a Diego Forlán.