Archivo de la etiqueta: Playas

Calais: la puerta de Francia

Calais: la puerta de FranciaConsiderada la puerta de entrada a Francia y a Europa, Calais se encuentra junto a la costa, en el punto mas cercano con el Reino Unido, del que está separado por el Canal de la Mancha en su sección más estrecha.

Reconstruida casi por completo luego de la devastación ocurrida durante la Segunda Guerra Mundial, es una ciudad moderna y vital, con mucha oferta de ocio, gastronomía y tiendas especializadas, a las que acuden los ingleses para aprovisionarse de ciertos artículos que en su país de origen están gravados con un porcentaje mayor de impuestos.

Pero también tiene un importante patrimonio, con monumentos declarados de interés y que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, cuidadas playas y un rico paisaje natural.

Una de las imágenes mas representativas de la ciudad de Calais es el Ayuntamiento, con su espectacular Torre del Reloj.

El Ayuntamiento de Calais es una bella obra de estilo renacentista inaugurado en el año 1925, rodeado de jardines y que destaca en el paisaje por la altura de su torre y a la que se acercan los turistas también para contemplar la famosa escultura en bronce titulada Los burgueses, del artista Auguste Rodin, en homenaje a los defensores de la ciudad al inicio de la Guerra de los Cien Años.

La otra imagen característica de Calais es su largo muelle de madera, que se adentra en el mar del Canal de la Mancha, del que disfrutan caminantes y pescadores.

También el puerto es un punto de interés, tiene mucho movimiento gracias a que funciona un servicio de ferry que la comunica con Dover. Se puede acceder con el coche, disfrutando de la travesía marina, y una vez en Calais, desplazarse sin depender del transporte público, al igual que si se utiliza el Eurotunnel que la une con Folkestone.

Calais: la puerta de FranciaImágenes: El Ayuntamiento de Calais / Muelle de Calais

Laredo, una mirada sobre el Cantábrico

Laredo, una mirada sobre el CantábricoEl mar Cantábrico bañado por la bruna otoñal, tiene un encanto que compite en igualdad de condiciones con la belleza de la costa cuando brilla a la luz del sol estival.

El paisaje escarpado se suaviza para abrirse a una playa de muchos kilómetros en la localidad de Laredo, que es la de mayor extensión de todo el litoral cántabro, la playa La Salvé.

Antigua villa, con una privilegiada situación, Laredo tiene un abundante patrimonio, testimonio de la importancia que tuvo en la antigüedad, como punto de llegada a la península ibérica de diferentes incursiones de otras civilizaciones.

Sin embargo, también tiene el encanto de un pueblo de pescadores, tiene muchas facetas que se pueden explorar durante todo el año.

Abierta al turismo, Laredo dispone de un callejero con rutas señalizadas para deambular por su parte medieval, por la zona de la villa que se corresponde a la época renacentista y barroca o por la parte contemporánea y actual.

Así es que, por la denominada Puebla Vieja, las calles empedradas nos conducen a la Iglesia de Santa María de la Asunción, de estilo gótico, junto con casas señoriales y palacetes, otras iglesias y conventos.

Pero también hay que destacar otros edificios opulentos en el centro de la villa, obras financiadas por quienes buscaban fortuna mas allá del mar, pero que regresaron con sus riquezas a tu amada tierra y que dieron lugar a un estilo que llaman la arquitectura de los indianos.

Otro imperdibles de Laredo es su gastronomía, por supuesto basada en los frescos productos del mar, tanto los mariscos como los pescados, con especialidad en las anchoas, preparadas de diferentes maneras, pero sin duda la mas galardonada es la que se se acompaña con respigos, nombre que se le ha a las hojas tiernas de los nabos.

Antes de partir de Laredo, es importante detenerse en alguno de sus miradores, para echar una última mirada a un paisaje espectacular.

Imagen: Laredo, una mirada sobre el Cantábrico

Islas griegas: Samos

Islas griegas: Samos

Otra que forma parte del archipiélago denominado Islas del Egeo Norte es Samos.

La isla de Samos está muy próxima al continente asiático, apenas dos kilómetros la separan de Turquía, por esa razón es una puerta de acceso a Grecia desde el extranjero, tanto por mar, como por aire, porque tiene aeropuerto y recibe turismo de todas partes.

Esta isla griega tiene un considerable tamaño, la estancia puede tener una duración mayor si nos atrapa con su encanto y nos sentimos con espíritu para alquilar un coche y recorrerla.

Con una geografía montañosa, tiene valles y costas escarpadas en las que se han formado diferentes calas, muchas por descubrir y en las que poder estar solo frente al Mar Egeo.

Las playas son un reclamo importante por la variedad, que como he dicho van desde las desérticas y solitarias, a las que tienen instalaciones con todas las comodidades, para disfrutar con una copa en la mano desde la tumbona.

También hay servicio de barcos que te trasladan a pequeñas islas desiertas frente a Samos.

La cantidad de restos arqueológicos son muchos, diseminados por todas partes y también enmarcados en un par de muy buenos museos, con una colección abundante y variada de objetos, desde cerámica prehistórica, figuras de terracota hasta de madera y bronce.

Samos cuenta con pueblitos típicos griegos, tradicionales, pero también algunos de mayor tamaño, animados, con mucha vida nocturna, bares y pubs, restaurantes para disfrutar de la gastronomía local o de una copa después de un día de playa o de excursión.

La isla tiene su cuota de mitología, ya que fue la cuna del matemático Pitágoras y de la diosa Hera, quien fue esposa de Zeus, lo que nos da una excusa mas para recorrerla en busca de inspiración.

Imágen: vistas de la playa desde uno de los varios monasterios que hay en la isla.

Islas griegas: Eubea

Islas griegas: EubeaEubea o Évia es una isla de gran tamaño del Mar Egeo, la número dos en superficie, después de Creta.

De forma alargada y bastante estrecha, está separada del continente por el golfo del mismo nombre, pero unida por dos puentes, uno mas moderno, suspendido llamado The Chalcis’ Bridge y otro mas antiguo y colgante construido en 1962.

Tal es la proximidad de Eubea con la zona continental, en algunas partes tan solo hay seis kilómetros de separación, que parece posible lo que se dice, que estaba unida a ésta, pero por los efectos de un fuerte terremoto logró desprenderse este gran trozo de tierra, y también explica que mantenga todas las características de Grecia central, donde las antiguas murallas defensivas fueron destruidas para permitir el desarrollo urbanístico y los restos antiguos no abundan.

La capital es Calcis, una ciudad moderna, impulsada por el comercio de exportación, gracias a sus conexiones ferroviarias con Atenas y a su puerto.

Eubea se puede considerar un destino turístico, cuenta con muchos servicios dedicados al tema, pero a la isla llegan principalmente visitantes griegos, es una de las elecciones preferidas de los atenienses por su cercanía.

Con una geografía montañosa, Eubea es bastante árida y en las laderas crecen los pinos principalmente. Destacan un par de picos que alcanzan una altitud de 1.745 metros y 1.343 metros, llamados Dhirfis y Pixariá respectivamente.

Los valles de las montañas son aprovechadas para el cultivo, que crecen abundantes al abrigo natural que proporciona el terreno, con plantaciones típica mediterránea.

Las playas son muy buenas y el clima agradable. Abundan las aguas termales, por lo tanto también las infraestructura para su explotación, hay una gran cantidad de spa.

En el sur se encuentra un sin fin de villas marineras, junto a una costa calmada y con el color incomparable del Egeo.

Islas griegas: EubeaImágenes: En primer plano Petalioi y detrás la gran isla de Eubea / Un paseo por Calcis