Archivo de la etiqueta: Cultura

Oviedo y el Palacio de Congresos

Al referirnos al Principado de Asturias, quienes desconozcan esta comunidad autónoma, pueden tener una idea romántica de un territorio sembrado de ciudades medievales que viven de las tradiciones de otras épocas, pero es una provincia moderna que luce el título de Principado porque el heredero de la corona española, entre sus múltiples credenciales nobiliarias, posee el título de Príncipe de Asturias.

Oviedo, su capital, es una ciudad que además de los magníficos monumentos que atraen el turismo, de su gran patrimonio artístico y de un entorno natural de gran valor, tiene una oferta cultural muy amplia y es ella quien hace que se sitúe a la ciudad en el mapa internacional.

Además de los destacados premios Príncipe de Asturias, que año tras año convocan a personalidades de las artes, las ciencias e instituciones que trabajan en pos de fines sociales y humanitarios, Oviedo se ha convertido todo el año en foco de atención gracias a una magnífica obra arquitectónica: el Palacio de Congresos.

Diseñado por el polifacético Santiago Calatrava, autor de obras como la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia y gran cantidad de obras reconocibles por todo el mundo, el Palacio de Congresos es un espacio creado para posicionar al principado como destino para la realización de negocios, simposios y congresos de toda índole.

Es un gran complejo arquitectónico integrado por varios edificios, que incluyen el propio Palacio de Exposiciones y Congresos, centro de oficinas, dependencias del gobierno del principado, un hotel con categoría de cinco estrellas y un centro comercial y de ocio.

Pocos centros comerciales tienen una concepción tan vanguardista, que atrae público no solo por la variedad de tiendas, por la oferta de moda y complementos, sino por el edificio en si, que invita a realizar las compras en su sitio de diseño por todo lo alto.

Imágenes: Complejo del Palacio de Congresos / Acceso al Palacio de Congresos

Arte Islámico en el Museo del Louvre

Cualquier viaje o escapada a París debe tener previsto un tiempo para acercarse a la Torre Eiffel y para realizar un recorrido por el Museo del Louvre, o de lo contrario la visita estaría incompleta.

Aunque ahora los directores del museo puede que nos complicaran mas la agenda, ya que hace muy poco se inauguró una nueva ala dedicada al arte islámico, con una superficie importante, casi tres mil metros cuadrados y una cantidad igual de objetos.

En el Museo del Louvre siempre existió un sección dedicada a las artes decorativas del islam, pero hace unos años se retiraron las piezas para su restauración y ahora, veinte años después de la construcción de la gran pirámide de cristal, que es el icono del museo, se diseñó un ala específica bañada de luz natural, excavando en uno de los patios laterales y con la instalación de un magnífico techo ondulado para albergar el nuevo Departamento de Arte Islámico.

Se abre al público con una doble intención, por una parte hacer un recorrido por el mundo islámico, con piezas de variedad de países, con antigüedades del siglo VII hasta piezas del siglo XIX. Por otra parte, es un intento de abrir la mente de muchos, los propios franceses que conviven a diario con esta gran comunidad y del mundo en general que llegan a París como una de las capitales culturales del planeta, y como tal quiere dar a conocer una civilización refinada, creativa y amante del arte, como lo atestiguan la gran cantidad de bellos y diversos objetos que se presentan en la colección.

El nuevo Departamento de Arte Islámico está integrada por elementos arquitectónicos, piezas de marfil, piedra, objetos cotidianos con un exquisito labrado y estampados sobre el metal, vidrio, cerámica, alfombras, por supuesto, los mas hermosos ejemplos de las artes de los libros, con algunas fragmentos sueltos de manuscritos del Corán.

Imagen: nuevo Departamento de Arte Islámico en el Museo del Louvre

Maribor: Capital Europea de la Cultura

La cultura se manifiesta de infinidad de maneras, viajar es una forma de empaparse de la cultura de un lugar diferente al de nuestra residencia habitual.

El Consejo de Ministros de Cultura de la Unión Europea, con el propósito de que cada país miembro difunda sus valores culturales y promueva todo tipo de manifestaciones artísticas, designa a dos ciudades que durante un año ostentarán el título de Capital Europea de la Cultura, que no necesariamente se corresponden a las capitales política de su país.

La iniciativa, que desde hace algunos años se gestiona en el Parlamento Europeo, tiene como objetivos crear un diálogo entre las naciones que la integran, para que todas muestren la diversidad, que es donde se encuentra la verdadera riqueza y valoren el patrimonio histórico y los espacios urbanos.

Durante el año 2012, las Capitales Europeas de la Cultura son Guimarães, en Portugal y Maribor, en Eslovenia por la que haremos un pequeño recorrido.

Maribor es la segunda ciudad en cuanto a la población de Eslovenia. Está ubicada al noreste del país, próxima a la frontera con Austria.

El Río Drava le da un gran encanto, por el diseño arquitectónico desarrollado en sus márgenes y por sus puentes, alguno de los cuales se pueden cruzar a pie, una muy buena forma de disfrutar del paisaje y tener una excelente panorámica de la ciudad. En verano es posible realizar travesías fluviales, un crucero que te permite captar imágenes desde otra perspectiva, como es el caso de la Torre de la Defensa en toda su dimensión.

Maribor ha destacado desde siempre por su estación de deportes de invierno, pero no solo se practica el esquí y el snowboard, ya que en verano las pistas se transforman para hacer las delicias de los amantes del MountainBike, de las diferentes modalidades como el descenso, con un circuito de competición puntuable para el Downhill World Cup Races.

Imágenes: Torre de la Defensa de Maribor / Puente sobre el Río Drava

Ereván: “Capital Mundial del Libro”

El 23 de abril es el “Día Internacional del Libro y Derecho de Autor”, una iniciativa promovida por la UNESCO, así como la designación de diferentes ciudades por todo el mundo como “Capital Mundial del Libro”.

Durante el año 2012, este honor le corresponde a la ciudad de Ereván.

Ereván fue fundada en el año 782 a.C. en un valle junto al Monte Ararat, convirtiéndose en la capital de Armenia después de la Primera Guerra Mundial.

A partir de ese momento, la antigua y pequeña ciudad se transformó en un centro donde se congregaron sobrevivientes de diversas nacionalidades y creencias, lo que hizo posible que creciera y se convirtiera en una urbe cosmopolita, en la cual muchas asociaciones culturales y artísticas establecieron su sede.

El Monte Ararat,  es un importante centro de peregrinación, ya que para los creyentes fue el escenario del “diluvio universal” soportado por Noé, y que le da un marco impresionante a la ciudad, con nieve en las cumbres.

En general todo el paisaje de Armenia es impresionante, con montañas nevadas y valles con abundante vegetación que determinan un clima un tanto extremo. Ereván padece veranos secos, muy cálidos, llegando el termómetro en el mes de agosto a los 40º y los inviernos son fríos, pero de corta duración.

Pero tal vez lo el mayor atractivo de la ciudad, sea lo referente a la cultura. En un edificio construido especialmente en el año 1959 se constituyó un importante instituto de ciencia e investigación, el llamado Matenadaran, que recopila un número increíble de manuscritos antiguos, una colección de las más grandes del mundo.

Matenadaran contiene más de 17.300 obras a esctitas y pintadas a mano, algunos con más de 1000 años de antigüedad, 450 mil documentos de archivo y 3.000 libros antiguos.

Aproximadamente catorce mil manuscritos se encuentran en armenio, pero también se conservan en otros idiomas como griego, latín, arameo, hebreo, árabe, persa, eslavo, etíope e incluso japonés.

Razones no le faltan a Ereván para ser “Capital Mundial del Libro”.

Imagen: panorámica de Ereván con el Monte Ararat / Manuscrito del Matenadaran