Archivo de la etiqueta: Arquitectura

Carcasona, la ciudadela medieval por excelencia

Posiblemente, la ciudadela amurallada mas espectacular y con el máximo de construcciones medievales restauradas y en perfectas condiciones de conservación se encuentra en el sur de Francia y se llama Carcasona.

Dista aproximadamente ochenta kilómetros de Toulouse, la cuarta ciudad en importancia del país galo, con lo cual está perfectamente comunicada. Si deseamos hacer el viaje en coche con origen en España, desde Barcelona nos encontramos una autopista que nos conducirá sin desvíos hasta la ciudad francesa.

Desde los inicios de la humanidad las tierras que ocupan la actual Carcassona estuvieron habitadas. Por estos territorios infinidad de peregrinaciones de toda índole la atravesaron, ya que está ubicada en un zona estratégica, de camino entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo.

Algunas de las murallas se comenzaron a construir entre los siglos III a IV, pero en sucesivas épocas fueron derribadas y vueltas a levantar.

El castillo principal fue erigido en el siglo XII, tornándose en inexpugnable y llegando de esta forma hasta nuestros días, que con las debidas obras de rehabilitación, todo el conjunto de Carcasona fue declarada por la Unesco en el año 1997 como Patrimonio de la Humanidad.

Desde antes recibía infinidad de turistas, pero una vez efectuada la declaración por parte de la Unesco, se ha convertido en un atracción mayor. Todo está escrupulosamente cuidado y planificado para realizar una completa explotación de las impresionantes construcciones y murallas de la ciudadela de Carcassona.

Desde un crucero en barco por el río Aude que la rodea, visita en calesa, la posibilidad de alquilar bicicletas, de realizar un tour en un pequeño tren, además de las rutas guiadas a pie, acompañados por funcionarios especializados de la Oficina de Turismo, se cuenta con variedad de servicios.

Si se quiere realizar el paseo libremente, es posible, también disponen de alquiler de audio-guías.

Desde mayo hasta septiembre, la ciudadela fluye de visitantes y de servicios disponibles, bajando la actividad en los meses otoñales e invernales, pero tal vez sea el mejor momento para disfrutar de esta maravilla, con la luz mas tenue, los días mas nublados que lo convierten todo en mas realista, dándole un toque bucólico único.

La ciudadela de Carcasona está rodeada por una doble muralla, encontramos dos recintos amurallados concéntricos. En medio de ambos, se dispone de un amplio espacio por el que podemos deambular y disfrutar de las cincuenta y dos torres y una gran cantidad de almenas y distinguir los diferentes estilos de la arquitectura militar a través de los siglos.

Esa separación que hoy se utiliza para transitar, cumplió una importante función defensiva, ya que desde la muralla interior se defendía de los ataques, si no se podían controlar y el enemigo llegaban a ese espacio abierto, eran presas fáciles, por no tener lugar para cubrirse. Además, una vez que los atacantes habían llegado a esa zona, podía entrar en acción la caballería para combatir a los intrépidos.

El acceso a la ciudadela medieval es gratuita y se puede caminar libremente por entre las murallas, las calles estrechas, apreciando el trazado original de una ciudad medieval, con sus fachadas de piedra, sus barrios de artesanos e infinidad de tiendas de suvenirs.

En la actualidad, dentro de la ciudadela viven muchas familias, principalmente artesanos y los propios tenderos, que tratan de perpetuar las tradiciones medievales.

Las mayores joyas arquitectónicas son el Castillo de los condes de Carcassona y la Basílica de Saint-Nazaire, a la que también se puede ingresar sin pagar entrada. Está abierta todos los días del año y los domingos por la mañana celebran misa, recomendable asistir para apreciar su coro rodeado de una vitrales magníficos.

Carcasona, la ciudadela medieval por excelencia.

Imagen: La ciudadela de Carcasona

China: Jardín Zhuozheng

La jardinería es un arte milenario que los chinos han sabido “cultivar” como nadie a través de los siglos. Lograron influenciar el diseño de los jardines de toda Asia y sentaron las bases para que sus técnicas se dispersaran cual semillas por todo el mundo.

La ciudad de Suzhou, de las más importantes de China, es una de las que tiene más cantidad de jardines del país, se estima que unos ciento ochenta, de diversos estilos y épocas, algunos cuyos orígenes se remontan a los dos mil quinientos años de antigüedad.

Se pueden encontrar verdaderos paisajes en miniatura, donde las zonas disponibles fueron estudiadas con una habilidad, con una visión tan exacta de las dimensiones y las perspectivas, que lograron crear microcosmos.

Entre los muchos jardines de China y de la ciudad, el que tiene mayor renombre es el llamado Jardín del Humilde Administrador.

Según cuenta la leyenda, un alto funcionario de la dinastía Ming, cansado de la política, decidió comprar los terrenos de un antiguo templo, que incluía un jardín, para trabajarlo, cultivar además de flores, vegetales para convertirlo en fuente de sustento.

En la actualidad, el Jardín Zhuozheng o Jardín del Humilde Administrador, tiene una gran extensión, distribuida en forma de T, donde la zona central es la mas importante en cuanto a número de edificios.

Se puede circular entre estanques artificiales de diversos tamaños, donde flotan grandes flores de loto, una gran variedad de plantas, entre ellas orquídeas, construcciones de distintas épocas, pero con los característicos aleros en punta, según la creencia que las puntas hacia arriba permitían a los espíritus fluir más fácil hacia el cielo.

No faltan los pequeños puentes sobre los lagos, algunos cubiertos, pero todos ineludiblemente con forma curva, ya que los malos espíritus sólo pueden circular en línea recta.

El Jardín Zhuozheng, un imperdible en una ciudad considerada la capital de la jardinería.

Imagen: Jardín Zhuozheng

Daigo-ji, belleza otoñal en Japón

El templo japonés Daigo-ji, es una verdadera obra de arte que integra el listado de los monumentos históricos de la antigua Kioto, que a su vez forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Además de la belleza estética indiscutible, este templo tiene una gran importancia en la vida religiosa de la nación, ya que es uno de los principales propulsores de la doctrina Shingon del Budismo.

El templo Daigo-ji, establecido en el año 874 es el principal, pero no el único que difunde estos conocimientos, que se trasmiten a los iniciados que acuden en busca de los maestros.

La corriente Shingon se basa en el budismo tántrico y en la creencia que la iluminación mediante la meditación es posible en esta vida, siempre y cuando trabajemos mente y cuerpo para hacer el bien.

El espacio donde está emplazado Daigo-ji es muy extenso, comienza en un valle y ascendiendo por la montaña podremos encontrar un sin número de edificaciones.

El acceso se realiza por el templo de Sanboin, que fue construido posteriormente pero es un magnifico preámbulo de las bellezas que nos encontremos, extensos jardines, estanques con cascadas y la mas refinada arquitectura japonesa.

Se calcula que aproximadamente se tarda una hora de caminata por la montaña desde Shimo-Daigo hasta Kami-Daigo, en lo más alto, zona a la que no tienen acceso los turistas.

En Shimo-Daigo se encuentra una de las obras emblemáticas, la pagoda de cinco niveles construida en el año 951 y considerada la más antigua de Kioto.

Sin lugar a dudas, quien se lleva las palmas al sitio mas fotografiado de Daigo-ji es el Benten-do, un pequeño recinto dedicado a Benzaiten, la diosa de las artes, ubicado al borde de un estanque y al que se accede por un puente de madera que cobra su máximo esplendor en otoño.

Frente a éstas imágenes, sobran las palabras.

Imagen: Templo Daigo-ji en otoño

 

Castillos de Escocia: Delgatie

Aunque algunos puedan resultar menos majestuosos que los castillos del valle del Loira, los castillos de Escocia tienen otro encanto particular que viene dado por los mitos y las leyendas, los fantasmas que aún rondan por los mismos, a pesar de que hace mucho, pero que mucho tiempo, que sus pobladores originales no lo habitan.

Otra cosa que los hace diferentes, es que en muchos castillos de Escocia es posible alojarse, ya sea para pasar una noche diferente en un lugar histórico o para disfrutar de una estancia de varios días y utilizarlos como base de operaciones para recorrer una tierra mágica.

Una gran mayoría de este tipo de construcciones escocesas se ejecutaron en el siglo XVI y tienen en común los gruesos muros y las paredes de piedra, infranqueables.

Hay mucha variedad de estilos arquitectónicos, algunas fortalezas emplazadas en las alturas con antaño objetivo defensivo, y otras casas señoriales en medio de onduladas colinas, en donde pastan las ovejas y en los ríos y lagos se recoge abundante pesca.

En algunos se puede saborear la autentica gastronomía con productos locales, cocinar las propias capturas en apartamentos equipados e independientes.

Esa oportunidad la brinda el castillo Delgatie, ubicado en Aberdeenshire, en el norte del país, que además ostenta el galardón de poseer la mas espaciosa escalera caracol de Escocia, que con 97 escalones une todos los pisos, con un amplio espacio de metro y medio de ancho de pared a pared, también característica poco habitual, ya que no era común que una misma escalera comunicara todas las plantas de un edificio.

También hay que destacar que en castillo Delgatie algunas de las habitaciones aún conservan sus techos pintados originales, en un gran esfuerzo por parte de sus propietarios, que a pesar del estado de deterioro que presentaba después de la segunda guerra mundial, cuando fue utilizado como refugio, se mantuvieron firmes para que este monumento no fuera derribado.

Imagen: castillo Delgatie